Japón: 10 días en un país increíble, limpio y muy ordenado

Hace mucho tiempo tenía ganas de conocer Japón. Pero como la mayoría de los lugares de todo el mundo: está muy lejos de Chile, mi país. Estar en Hong Kong por un tiempo y tener una posible compañera de viaje para conocer Japón fue la oportunidad perfecta. Coordiné con una amiga de Santiago, Anita, para ir por 10 días a Japón a fines de abril y principios de mayo. La fecha la escogimos porque coincidía con el fin de mi pasantía y con el buen clima en Japón. Pero, también esta semana era la Golden Week en Japón, algo que no sabíamos. Es como cuando en Chile son las fiestas patrias, son tres feriados en la misma semana, por lo tanto, la demanda turística sube porque se suman los turistas locales. Pero en fin, sobrevivimos y honestamente apenas lo sentimos.

El viaje se dividió principalmente en Tokio y Kioto. Nos dividimos la tarea de averiguar de cada ciudad los imperdibles, datos importantes, averiguar sobre el transporte y buscar recomendaciones. A mí me tocó Tokio y les cuento que antes de ir vi muchos videos en youtube para hacerme una idea. Hace mucho, quizás de la primera vez que vine a Hong Kong, que no iba a una ciudad enorme con un idioma completamente diferente al inglés o al mío. Cuando pensaba en Tokio me imaginaba que iba a estar como en los Supersónicos, que iba a ser todo muy moderno e iban a volar autos por ahí, entre otras cosas futuristas. Jajaja. Bueno, obviamente no fue así. Más adelante contaré por qué.

Transporte, internet, idioma y otros datos. 

Creo que un punto clave en este país es el transporte, sobre todo al considerarlo en el presupuesto. A mí me recomendaron comprar el Japan Rail Pass para siete días (venden para más días también), y me dijeron que tenía que hacerlo desde fuera de Japón porque en el mismo país no podía comprarse, es solo para turistas. Eso hice. Lo compré anticipadamente y me costó 280 USD (sí, es caro). Este pase cubre todos los pasajes de trenes JR que quieras tomar y algunas líneas en todas las ciudades, por ejemplo, en Tokio cubre la línea Yamanote que es una circular. En Tokio hay muchas, pero muchas, líneas de metro o trenes, pero tú no te preocupes por los detalles porque es muy enredado, solamente llega y compra tu Suica Card, cárgala y pásala por el torniquete cuando entres y salgas, pero OJO, si es una línea JR y tu pase está en tus días activos muestra tu pase para que no pagues con Suica y gastes doble. No es tan difícil al final, pero obviamente Google Maps en el celular ayuda bastante, y un presupuesto holgado también. Cada vez que tomé el metro, tren o un bus me costó entre 2 y 3 USD. Bueno, afortunadamente todo salió bien con esto, yo usé el JR Pass incluso para ir al aeropuerto Narita (que está lejos) en Tokio, pero ojo que me demoré como 2 horas, versus una opción express que se paga aparte. Una cosa que les cuento es que se me quedó mi pase en Hong Kong (súper pava), me asusté mucho cuando en el avión me di cuenta que no lo tenía, por el precio sobre todo y porque supuestamente no se podía comprar allá. Pero, al final lo pude comprar de nuevo en Tokyo Station, la principal estación de Tokio, y el otro lo acabo de dejar en el correo para que me reembolsen el 90% así que ojalá se pueda. Así que si no lo compraron pueden hacerlo ahí, pero comprarlo desde antes es como un 12% más barato.

Hay redes de wifi en prácticamente todas partes, muchas redes abiertas en las estaciones, en lugares turísticos, en algunos restoranes (en los más tradicionales no tienen). Pero, si prefieres estar más seguro porque lo vas a necesitar mucho puedes comprar una SIM Card en el aeropuerto. Mi amiga compró una cuando llegó por 45 USD con 5 Giga de internet y le funcionó súper bien.

Otra cosa importante es que en Japón no todos hablan inglés. Los japoneses son muy, pero muy, educados, y se complican mucho cuando quieren explicarte algo y no pueden, a mí me daba hasta pena, pero estaba encantada con lo amable que eran, simpáticos, siempre con una sonrisa cordial y muy atentos. Una joya entre tanto asiático mal educado que he visto en Hong Kong. Yo anduve floja y no aprendí mucho japonés, solo a decir gracias: “arigato”.

Como dato les cuento que nunca me resultó sacar plata de un cajero automático. Solamente en los hostels donde nos quedamos pude usar tarjeta de crédito y en algunas otras pocas partes. Lo ideal es llevar efectivo y cambiar allá.

Tokio:

Esta ciudad es increíblemente grande, tiene casi 14 millones de habitantes así que bueno, imagínense. Tiene zonas para visitar en toda la ciudad. Nosotros nos quedamos en un hostel buenísimo que se llama Planetyze, cerca de Akihabara. La pieza privada para dos nos costó 80 USD la noche. Muy limpio. Un dato extra curioso: En Japón las tazas del baño o WC tienen calefacción y muchos botones, es muy divertido, algunos tienen incluso música o también la opción de tirarte un chorrito de agua. Jajaja. Bueno, esto lo vi primero en Tokio en el hostel por eso quise escribirlo aquí. En algunos baños públicos también tienen unos escusados así de producidos. Ya les conté del transporte, pero quiero decir que me sorprendió mucho lo viejo que es todo, es muy antiguo, las estaciones se ven del año uno, y yo pensaba por qué será esto. Claro, me imagino que hacen todo tan bien que funciona y si está todo OK no hay necesidad de cambiarlo, muy inteligentes. Los taxis también eran viejos en general, con choferes con guantes blancos y sombrero. Solo tomen un taxi si están dispuestos a dejar un órgano en Japón, nosotros anduvimos en uno cuatro kms y costó 2300 yenes, o sea, como 22 USD. Si salen hasta tarde (1 AM o más), verifiquen que el metro va a funcionar cuando quieran volver, porque tarde no hay metro ni buses, solo taxis. Algo que amé es que muchísima gente usa la bicleta como medio de transporte, incluso en esta ciudad tan grande.

Con los 4 días completos que estuvimos en Tokio pudimos visitar diferentes lugares, la mayoría muy lindos. Primero, mientras esperaba que Anita llegara desde Chile, yo fui a Ginza a bailar reggaetón jaja. Ginza es una zona principalmente comercial, hay muchas tiendas (la mayoría caras) y muchos restoranes lindos, vale la pena para un par de horas, yo en ese tipo de shopping no estoy interesada dado todo el tiempo que llevo en Hong Kong (post que tengo pendiente, sorry). Pero bueno, donde vayas te vas dando cuenta de lo limpio y ordenado que es todo y de lo educada que es la gente. Cerca de Ginza está Yurakucho, donde hay muchos restoranes tradicionales, yo almorcé ahí, no sabía bien lo que pedí, solo miré la foto y elegí. Hice todo esto caminando desde la Tokyo Station, porque apenas llegué fui a averiguar sobre qué podía hacer para solucionar mi embarrada del rail pass. Caminé desde la estación hasta Ginza y me devolví pasando por Yurakucho. Todo esto fue como en 4 horas. En Ginza hay una tienda de 12 pisos de Uniqlo, marca de fast fashion japonesa ícono hecha en China, por si a alguien le interesa.

IMG_4296
Ginza

Cuando llegó mi compañera de viaje fuimos a conocer Akihabara, que estaba cerca del hostel. Esta zona es para ver tecnología, japoneses adictos a los videojuegos, tiendas enormes donde venden les juro que de todo y también donde hay “maid cafés”. Fuimos a uno y están las japonesas vestidas como mucamas, te cantan y te hacen corazones con las manos, te aplauden y también apenas llegas te ponen unas orejitas. Estaba lleno de viejos el primero al que entramos, muy rara la situación, luego fuimos a otro y el mismo cuento: solo hombres. Fue entretenido y nos reímos mucho, la comida es bastante mala pero la experiencia es lo que contaba, fue algo muy ridículo y bizarro.

IMG_4470
En un “Maid Café”

Otra zona cercana a nuestro hostel era Asakusa, una parte más tradicional y muy bonita. Aquí está el templo Senso-ji que es un imperdible de Tokio. Recorrimos esta área, donde pueden encontrar muchos souvenirs, principalmente en la calle Nakamise dori. La estación Asakusa tiene una salida al templo, está todo bien señalizado. Cruzando el río, específicamente el puente Azuma, pueden llegar caminando a Tokyo Skytree, una torre que mide 634 metros, la torre más alta del mundo y la segunda estructura más alta luego de un edificio de Dubai. Subir cuesta 2060 yenes. A pesar de que está lleno de gente, tiene una buena vista de la ciudad y si ya llegaron hasta ahí ¿por qué no subir? A mí personalmente estos lugares tan llenos de gente no me gustan, pero bueno. Había una opción de subir unos pisos más (había que pagar otro ticket) y no lo hice. Luego, recorrimos otra zona que está cerca de la Tokyo Tower, otra torre que es parecida a la Torre Eiffel de París, esta zona se llama Roppongi y tiene bastante vida nocturna. Desde la estación con el mismo nombre caminamos hasta la torre y la subimos, cuesta 900 yenes. Era tarde – como las 10 PM – así que no había mucha gente, la vista es diferente a la de la Skytree porque la Tokyo Tower está más central, hay más rascacielos alrededor a diferencia de la otra. Junto a la Tokyo Tower está un parque que se llama Shiba Park, hay unas vistas muy lindas de la Torre desde ahí y me habría encantado ir de día también pero no alcanzamos. Eso lo hicimos todo en un día.

IMG_4657
Vista de Tokio desde Skytree
IMG_4686
Tokyo Tower desde Roppongi

Lo cuento cronológicamente porque así se pueden hacer una idea de qué pueden hacer en un día, o medio día, considerando que nuestro día ya recorriendo empezaba como a las 1030 AM. Durante el día siguiente partimos yendo a Ueno Park, un parque ubicado en la estación del mismo nombre. Es bonito, pero no le doy más de dos horas y no lo considero un must. Nosotros dimos una vuelta en un cisne que arrendamos, en una laguna. Luego de esto, el plan era ir al Palacio Imperial al que se entra por turno (esto mejor chequearlo bien antes de ir), esperamos como una hora para entrar y ya estando ahí, decidimos irnos porque el tour duraba casi dos horas, no podías irte entre medio, era todo en japonés, no había nada para comer y tampoco podías ir al baño mientras duraba el tour, eran demasiadas reglas y no íbamos a entender nada así que abortamos misión y nos fuimos a Harajuku, una zona comercial muy entretenida. En esta zona recorrimos la calle principal y algunas entre medio que están llenas de tiendas, después fuimos a Takeshita dori que es una calle que me encantó. Venden de todo, principalmente para mujeres jóvenes y niñas o mujeres adultas muy infantiles, ropa entretenida, cosas originales y la gente anda vestida de maneras muy extravagantes, me gustó mucho, estaba vuelta loca sacando fotos. Esta calle está llena de gente, pero por los costados hay otras calles más tranquilas donde puedes tomarte un café y cargar tu celular o descansar un rato.

IMG_4999
Takeshita dori

Cuando busqué información de Tokio en todas partes salía que el mejor lugar para tener una buena vista de la ciudad es el Tokyo Metropolitan Government Building y es gratis. Fuimos y les cuento que la fila era un poco larga, pero no duró más de 20 minutos hasta que llegamos arriba. Está en la zona de Shinjuku. El lado sur abre hasta las 5 PM y el norte hasta las 11 PM. Cierran algunos días del mes, así que revisen la página antes de ir. Nosotros entramos al lado norte porque fuimos como a las 6 para coincidir con el atardecer y verlo de día y de noche. Arriba hay un restorán y venden muchas cosas. La vista es buena pero está lleno de gente así que hay que hacer turnos para tener espacio para sacar fotos. Lo bueno es que las ventanas son grandes entonces eso no corta las fotos, algo que si pasa en Skytree. Luego de todas estas actividades turísticas fuimos a conocer el famoso cruce de Shibuya. Lo vimos desde la estación primero antes de cruzarlo, y la verdad es que había mucha gente. Fuimos de noche. Mi amiga fue a un Cat Café, en Tokio está lleno, a mí me dan alergia los gatos y no me gustan así que yo me fui a recorrer las calles de la zona y fui al famoso Mall Shibuya 109 de mujeres, es que también hay otro de hombres. Son muchos pisos de marcas desconocidas para mí, no sé si hechas en China o Japón, todo estilo muy asiático y las tallas también por supuesto. En esta zona está el famoso perrito Hachiko, tiene incluso su propia salida y entrada a la estación Shibuya. La verdad es que fue un día bastante largo.

IMG_5032
Vista desde Tokyo Metropolitan Government Building
IMG_5765
Cruce de Shibuya
IMG_6081
Hachiko

 

Hay otra zona de Tokio un poco más alejada que se llama Odaiba. Tiene una playa artificial y otras atracciones. La idea era ir en bote (turístico) hasta allá. Este bote se puede tomar desde Asakusa pero cuando fuimos estaba lloviendo. La otra opción era desde el parque Hamarikju Garden, ubicado en Shiodome. Entonces fuimos a este parque que es muy bonito, lo recorrimos y llegamos al pier para averiguar por el bote. Compramos el ticket ahí mismo por 600 yenes (7 USD) (también había que pagar la entrada al parque que eran 300 yenes), y cuando tomamos el bote, luego de media hora estábamos en Odaiba, cruzando un puente muy lindo y con una vista buenísima de la ciudad. Esto lo hicimos al mediodía. En Odaiba hay una réplica de la Estatua de la Libertad y también muchos malls. Empezamos a caminar y nos encontramos con que justo era el Oktoberfest, así que ahí estuvimos, tomando cerveza y comiendo comida alemana con los japoneses. También hay una rueda a la que no nos subimos. De vuelta tomamos el monorail desde Aomi a Shimbashi, que tiene una excelente vista de la ciudad, muy recomendable. Llegamos cerca de Ginza así que paseamos por ahí un poco y luego teníamos nuestro tren a Kioto, que habíamos reservado con anticipación en la Ticket office de la Estación de Tokio.

IMG_5138
Puente en camino a Odaiba

Cuando volvimos de Kioto estuvimos unas horas más en Tokio, las que por supuesto aprovechamos para ver lugares que nos faltaban. Queríamos ver algo de la noche de Tokio, quizás ir al karaoke porque todos hablan de eso. Partimos a Shinjuku donde está lleno de restoranes y bares. Además, aquí está el barrio rojo de Tokio que se llama Kabukicho. Anduvimos buscando un karaoke pero nos encontramos con que en todos te arriendan una pieza para que juegues Karaoke con tu grupo de amigos, lo que no nos llamó para nada la atención. A pesar de ser lunes, había mucha gente de fiesta en la calle esa noche. Al día siguiente mi amiga Anita se iba de vuelta a Chile y yo a Hong Kong. Esa mañana fuimos a Shibuya para ver la zona de día e hicimos las últimas compras, principalmente de kit kat de té verde en mi caso. Algo que me encantó e hice muchas veces (jajaja) fueron los photo booth, que son unas casetas para tomarse fotos y quedar como japoanimación. Mis ojos quedaban enormes, me veía blanca prácticamente, te maquillan con los efectos de la maquinita, te arreglan el pelo, puedes hasta cambiarte el color de los ojos y jugar para hacer fotos entretenidas. Cuesta 400 yenes en general y salen dos fotos. Estas casetas de fotos están en todos los lugares donde hay videojuegos y también encontramos en un karaoke. Si se quieren reír un rato se los recomiendo.

FullSizeRender
¡Se pueden hasta cambiar el color de los ojos!
IMG_6035
Shinjuku

Kioto:

Mi amiga Anita averigüó sobre esta ciudad y sus alrededores. Como teníamos el JR Pass decidimos ir desde aquí a Nara y a Osaka también por el día. En Kioto nos quedamos muy cerca de un barrio que se llama Gion y de Nishiki Market, una ubicación buenísima. El lugar que elegimos no me gustó mucho porque las habitaciones eran oscuras y tenía un olor extraño, se llama Khaosan Kyoto y no se los recomiendo, pero si llegan a ir busquen algo con una ubicación similar. Lo del transporte en Kioto es parecido a Tokio, muchas estaciones de metro en todas partes, también sirve la Suica Card, y para los buses se puede pagar con efectivo y ojalá justo. El viaje en tren desde Tokio fue de 3 horas y muy cómodo, en el tren no había internet pero si enchufes para cargar. Y al lado de la estación de Kioto, que es la principal, está la Kyoto Tower. Es una torre con un mirador, nosotros no subimos.

Al día siguiente partimos, no muy temprano, al mediodía a Arashiyama, un lugar muy turístico de Kioto que está lleno de templos, de naturaleza y de gente. En este lugar visitamos el Parque de los Monos que está en la cima de un cerro y desde ahí además de ver a los monos puedes ver la ciudad, luego arrendamos bicicletas (pagamos 700 yenes por medio día) y empezamos a visitar templos. Hay decenas de templos, de verdad que está lleno. Nosotros fuimos a 3:  Otagi Nenbutsu-ji Temple, Nison-in Temple y el último, que se llama Tenryu-ji Temple, yo solo lo vi desde afuera. En ese rato también visitamos el Bamboo Forest, que dicen que hay que ir temprano porque tarde hay mosquitos. En realidad, en esta área de Kioto puedes estar todo el día porque también hay muchas tiendas y restoranes. Se puede llegar en bus o en metro.

IMG_5326
Japonesas en Bamboo forest
IMG_5388
Otagi Nenbutsu-ji Temple

Como estábamos cerca, decidimos pasar un día en Osaka para visitar otra ciudad y el castillo que hay allí. Nos fuimos en tren hasta allá, cubierto por el JR Pass, este también lo reservamos con anticipación. El viaje duraba 40 minutos. Apenas llegamos fuimos al castillo, donde nos encontramos con una fila eterna bajo el sol. Caminar desde la estación hasta el castillo es muy lindo, tiene bonitos jardines y está la opción de un paseo en bote que no tomamos. El castillo es un museo de unos cuantos pisos y está todo renovado por dentro. Había tanta gente que solamente fuimos al último piso para ver la vista de la ciudad, es muy lindo pero estaba extremadamente lleno, esto debe haber sido por la Golden Week, creo que fue en el único momento que lamenté esta semana, jajaja, pero la verdad es que no sé porque Japón es tan turístico, en Asia hay tanta gente, que al final las cosas siempre están llenas. Al menos en Hong Kong es así. Después de esta odisea de abrirse paso entre tanto turista fuimos a una zona de Osaka que se llama Namba, es una zona comercial donde almorzamos. No vimos mucho más que hacer porque ya con Tokio tuvimos bastante de ciudades grandes y edificios. Hay algunas personas que aprovechan de ir a Universal Studios cuando van a Osaka. Ya luego nos devolvimos a Kioto, como vas en tren, sales del centro de una ciudad y llegas al centro de la otra, es una manera muy cómoda de viajar.

IMG_5479
Castillo de Osaka

Estando de vuelta en Kioto, teníamos ganas de saber algo más de las geishas. Gion es un área muy visitada de Kioto donde supuestamente puedes ver geishas si tienes suerte, obviamente de lejos y sin molestarlas. Aquí además hay un lugar que se llama Gion Quarter, un pequeño teatro donde hacen un show de algunas tradiciones japonesas como la ceremonia del té y un baile de las geishas. La entrada costaba 3000 yenes (27 USD), creo que fue lo más caro que pagamos, y no era nada del otro mundo. Esta zona de Kioto es muy bonita, me encantó conocerla, pero ya cuando salimos del show como a las 8 PM estaba todo cerrado, hay que ir temprano.

En Kioto está realmente lleno de templos, hay muchísimos y de diferentes religiones. A mí al menos me gusta elegir un par según la foto y visitar esos porque si quiero ver todos es imposible. Al día siguiente fuimos a un templo muy visitado: Kinkaku Temple (The Golden Pavilion). Fuimos en metro y luego tomamos un bus, estaba súper bien indicado todo, y siempre que tengas una duda las personas del metro te pueden ayudar, la mayoría de ellos habla inglés. La entrada al templo costaba 400 yenes. Es muy lindo pero solo lo ves por fuera. A nosotros nos tocó nublado y aun así se veía lindo, me imagino que en un día soleado debe ser precioso. Lo que encontré extraño es que a la salida estaba lleno, pero lleno, de tiendas. Lo encontré excesivo, al final pierde el sentido porque supuestamente es un templo pero bueno. Además, cerca de aquí, en una calle que pasas cuando te bajas del bus, también hay otras tiendas de souvenirs, pero esas ya están afuera (por lo menos). Luego de esto, continuamos con otro must de Kioto, los famosos “palitos naranjos”, al menos así les decía yo cuando veía una foto. Fushimi Inari es el lugar más visitado de Japón por turistas según Tripadvisor. No cobran entrada y son realmente infinitos, nosotros subimos como una hora y nos cansamos, además fuimos un poco tarde. Creo que si quieres hacerlo entero entre subir y bajar puedes demorarte unas cuatro horas. Es muy bonito, pero obviamente había bastante gente porque es muy turístico como ya dije.

IMG_5589
Golden Pavilion
IMG_5717
En Fushimi Inari

Ya nos quedaban poquitos días de viaje pero no queríamos dejar de ir a Nara. Desde Kioto puedes ir a Nara en la Nara line, es como tomar el metro. Se demora como 40 minutos en llegar hasta allá. Luego, para ir a Nara Park, que está lleno de bambis o ciervos, y al templo Todai-ji, hay que tomar un bus desde Nara Station. Puedes recorrer Nara Park donde están estos animalitos, no muy bien cuidados que digamos, hasta llegar al Great Buddha Hall, un buda enorme dentro de un templo de madera. Nos quedamos poco rato en Nara, creo que ya con tantos días recorriendo la verdad es que estábamos cansadas, yo al menos sí.

IMG_5859
Un bambi en Nara Park

Ya nos quedaba el último día antes de volver a Tokio para luego irnos de Japón. El último mediodía en Kioto hice algo que quería hacer desde que vi a tanta gente disfrazada con kimono: me disfracé. Cerca de Gion está lleno de lugares donde ofrecen disfrazarse, yo pagué 3000 yenes (27 USD) por el más básico. Ya si quieres que te peinen o que te maquillen o un kimono más bonito, va subiendo el precio. Así que fuimos a pasear por Gion, yo con mi outfit japonés, mis chalitas con calcetines, y mi amiga con su ropa normal, no me apañó. En Gion vimos a dos geishas. La primera yo la vi solo de espaldas y la otra la vimos pasar en la calle principal, mucha suerte tuvimos. Para terminar nuestra visita a esta ciudad muy linda de Japón, fuimos a Nishiki market, que está muy cerca de donde nos quedamos. Es un market donde venden de todo, muy entretenido mirar, y entre medio te encuentras hasta con una tienda que venden todo de Snoopy. Me gustó mucho Kioto, creo que en esta ciudad ves un Japón diferente al de Tokio.

 

Comprar y comer:

Es muy sorprendente la cantidad de restoranes que hay, en todas partes, y la mayoría son lindos y limpios. Está lleno de lugares japoneses, obviamente no todos tienen menú en inglés y también hay muchos de comida italiana, francesa, muchos cafés y lugares de comida rápida. La comida es muy rica y los precios justos. Creo que nunca gasté más de 15 USD en comer, en promedio un plato cuesta 9 USD que son aproximadamente 1000 yenes. Esto me encantó, me daba pena no poder probar todo. Jajaja. Pero si puedo recomendar cosas típicas les diría que coman okonomiyaki, que es una especie de tortilla que hacen en frente tuyo, la mesa donde te sientas tiene un “sartén gigante”; también que prueben el ramen, una sopa de noodles típica; ir a comer sushi que cuesta un poco encontrar, a mí me encanta ir a estos restoranes donde van en una cinta los platos y los vas sacando; también intentar comer algo con pescado como sashimi; en casi todos los lunch set se incluye la sopa miso que también me gusta; otra cosa que hay que probar sí o sí son las gyozas (restorán Chao Chao en Pontocho en Kioto, hay que esperar pero vale la pena); yo no probé la carne o Kobe, siempre buscábamos opciones que tuvieran alternativa vegetariana, por mi amiga. En Hong Kong, he aprovechado de conocer más la comida japonesa así que cuando fui iba con una idea un poco más clara que la que tenía en Chile, donde la mayoría solo conoce el sushi occidentalizado. Hay un lugar de comida rápida japonesa que se llama Yoshinoya, la comida es prácticamente casera, es rápido, rico y barato.

En Japón hay muchos souvenirs lindos, está lleno. Venden hasta los pedacitos de tela para que hagas lo que tú quieras. Yo, por ejemplo, compré un moño para el pelo hecho con esas telas, venden de todo y, en verdad, dan ganas de comprar infinitas cosas. Igual, hay cosas que son caras. Los magnetos en todas partes costaban casi 5 USD que encuentro que es bastante. Pero bueno, hay muchas cosas para elegir y en todas partes vas a encontrar a Hello Kitty, incluso en los templos, algo un poco extraño. En Kioto hay una tienda de Sanrio muy grande en la calle Shijo dori, llena de cosas lindas, a todos los precios. Me encanta que la mayoría de las cosas son Made in Japan, al menos eso dice. Si ven algo que realmente les gusta cómprenlo de inmediato, hay muchas cosas que se repiten entre una tienda y otra, pero también hay cosas que vi solamente una vez, a mí me pasó con los dedales, vi pocos. Colecciono dedales de souvenir hace 17 años (me cayó un viejazo mal).

IMG_5618

Escribí este post mientras comía mis kit kat de té verde y unos que no encontré más: los de té tostado, muy buenos. Quizás ese fue un efecto de la Golden Week, porque los busqué por todas partes después y nunca más los vi. Espero que algún día puedan visitar Japón, es diferente a todo el resto de Asia que he visto y me gustó mucho, admiro su orden y su limpieza, lo educada que es la gente y lo amable que se muestran con los turistas. No sé si elegiría este país para vivir porque no hay mucha comunidad western según lo que vi, pero sin dudas es un destino muy interesante que espero que todos tengan la oportunidad de conocer.

Saludos,

maritrends

Acá dejo otras fotos.

IMG_4514
Templo Senso-ji en Asakusa, Tokio
IMG_4547
Asakusa, Tokio
IMG_4589
Skytree desde puente Azuma
IMG_5049
Shibuya
IMG_4731
Tokyo Tower
IMG_4926
Vista desde Tokyo Tower
IMG_5692.JPG
Fushimi Inari

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s